martes, 15 de mayo de 2012

Europa: el elefante herido


En los últimos seiscientos años, los países de la vieja Europa han ostentado el poder global. Un dominio solo eclipsado por los Estados Unidos después de las dos Guerras Mundiales. Los países del viejo continente han pasado la mitad del último milenio colonizado, aspirando los recursos, y borrando las identidades de cientos de pueblos del mundo. Territorios como la India, “la joya de la corona británica”, África o América latina, han sido la gasolina de un motor que está a punto de gripar. El último siglo ha venido marcado por la independencia de todas las colonias, que desde entonces han trabajado con verdadero ahínco para ponerse a la altura política de sus antiguos invasores.

Una nueva época en la configuración y los centros de poder en el mundo ha comenzado ya. Occidente ve como su poder se desliza hacia otros territorios, localizados en el tradicional 'Sur'. El capital se fuga hacia un conjunto de países que conocemos como BRICS y a antiguos imperios como China y Rusia. Dos clases de actores heredarán el cetro de poder que Estados Unidos y los países de Europa han ostentado durante este último siglo: antiguas colonias como India, Brasil y grandes clasicos de la historia como China o Rusia quieren recuperar estatus de gran potencia que han tenido en la historia de la humanidad.

Europa sabe que el fín de su poder anda cercano. Una resolución del Parlamento Europeo de principios de este año, avisa de que «en 2050, siete países emergentes (Brasil, Rusia, la India, China, Indonesia, México y Turquía) dispondrán de unas economías más grandes que el conjunto de países del G-7 ( EE.UU, Japón, Canadá,el Reino Unido, Alemania, Francia e Italia). Así como que China se convertirá en la mayor economía del mundo en términos de producto interior bruto.

Europa es un viejo elefante que ya casi no puede seguir a la manada. Los países de la Eurozona se ven afectados por múltiples héridas (recesión, altíssimo nivel de paro, países que caen en la ruina), mientras que en el tradicional 'Sur', muchos de aquellos que tuvieron que soportar la segregación racial como la India o Suráfrica, siguen una tendencia alcista que en unas décadas les convertirá en un polo de poder decisivo.

Si bien es cierto que la economía de los países emergentes y los antiguos imperios como China y Rusia depende en gran medida de sus exportaciones (energéticas, alimenticias, tecnológicas) hacia EE.UU y Europa, no podemos pensar que su desarrollo está intrinsicamente ligado al nuestro, debido a que cuenta con una miriada de potencias regionales en sus alrededores, con los que comercian y pueden crear tratados de libre comercio. Como por ejemplo, China que actualmente es el propietario de gran parte de la deuda estadounidense, y tiene un fabril intecambio de materias con Vietnam, Tailandia o Indonesia, países que están creciendo a un ritmo vertiginoso.

Sin embargo, una de las oportunidades con las que cuenta Europa para unirse a la manada del desarrollo y dejar de ser un animal herido, es asociarse de manera individual con cada uno de las nuevas potencias emergentes. Allí, está el desafío. Los países que conforman los BRICS no tienen una estructura coordinativa, ni un plan de acción común. Deben su nombre a un análisis de la consultora Goldman and Sachs. Si Europa establece fuertes vínculos comerciales con los países emergentes y con el enjambre de potencias regionales que las salvaguardan. Tendra oportunidades de mantener su posición en el tablero de ajedrez mundial.

Quizás en este nuevo pasillo de desarrollo entre la Eurozona y los países emergentes se encuentre la clave para salir de la crisis económica de una manera digna y poder seguir construyendo una Europa más grande y plural, en la que la inclusión de países como Turquía sería muy beneficioso para todos. Lo que ya es seguro que la vieja estructura del mundo: unipolar o bipolar, está condenada a desaparecer en un entramado de puntos de poder que conformarán una nueva y revolucionaria manera de entender la gobernancia mundial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario