miércoles, 6 de marzo de 2013

Cuando no te dejan robar y lo llamas crisis económica (I)


¡Crisis! Desde hace cinco años es la única palabra que más alto se escucha en los países de Europa. Parece un monstruo salido de la nada, dispuesto a devorar nuestra civilización. Si le preguntas a la gente, recordará vagamente que empezó en Estados Unidos, o que fue la explosión de la burbuja inmobiliaria, pero la verdad es que sus causas están enraizadas en el sustrato histórico de los últimos quinientos años de la civilización occidental. Para entenderla tendremos que hacer un viaje al pasado. Al inicio del auge de los países europeos, a la época donde robamos el oro y el alma de naciones enteras. Al tiempo del saqueo.

En 1492, Cristobal Colón desembarca en América y comenzó la succión del continente americano por parte de la Corona de Castilla. Pocas décadas, después las expediciones al nuevo mundo se convirtió en la vía de escape de hidalgos empobrecidos y aventureros que soñaban con riquezas y aventuras sin límite, como Hernan Cortés (1485-1527) que desmembró el imperio Azteca o Francisco Pizarro (1476-1541) que hizo lo mismo con los Incas. Junto a las tropas, que saqueaban, violaban y destruían todo a su paso, los monjes cristianos difundían la 'palabra del señor' entre los supervivientes que fueron convertidos en esclavos.
En su cruzada contra las diversidad, tan propia de la edad media, robaron el oro de los mayas, vaciaron las minas de plata de plata de Potosí (Bolivia) e hicieron perecer a dos terceras partes de los indígenas americanos, entre cientos de barbaridades que un solo artículo es insuficiente para recoger.

A los europeos, la Conquista les permitió asegurar bienes materiales que tuvieron un papel fundamental en la acumulación de capital que fue la base del desarrollo del capitalismo en los siglos siguientes, principalmente en los Países Bajos, Gran Bretaña y Francia. La plata y el oro de América penetraron como un ácido corrosivo, por todos los poros de la sociedad feudal moribunda”, Escribia Frederich Engels para indicar el inicio del capitalismo. La Europa feudal era un continente moribundo que se levantó gracias a un torrente de dinero proveniente del expolio del continente americano y del negocio de la esclavitud. Millones de personas eran secuestradas en la costa de África y llevabadas a diversos puntos del continente americano: Brasil o las islas del Caribe, por ejemplo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario