martes, 26 de noviembre de 2013

Los 5 mejores lugares de Europa para tomarse un trago

Un Whisky on the rocks, un roncito con cola, una copa de vino tinto o una cerveza siempre saben bien. Pero todos sabemos que hay sitios donde saben de muerte. Lugares donde nos sentimos cómodos y esa confianza nos permite deshinbirnos más y dar lo mejor de nosotros mismos. Esta es una lista de los, que creo, son los mejores lugares de Europa para tomarse una copichuela, o 2, o 3, o pasar toda la noche de marcha.

1. Zsimpla (Budapest)
Tras una fachada roída por los disparos de la Segunda Guerra Mundial está uno de los baretos más multifaceticos y underground que he pisado. Tras flanquear los plásticos de la entrada nos espera un templo que eleva el reciclaje a la categoría de arte urbano con mayúsculas.

El Zsimpla no es exactamente un bareto, ni una disco, ni una sala de conciertos. Es como la suma de todos esos conceptos, y algunos más como el de mercadillo, o parada de comida callejera, en un intento por crear un espacio donde la gente pueda guarecerse del frío que hace normalmente en Budapest. Todo el mobiliario parece echo a partir de un ejercicio de reciclaje, reconversión y/o aprovechamiento de materiales viejos para darles un nuevo sentido. Por ejemplo, una bañera cortada por la mitad sirve de Diván estilo Luís XIV, un potro de gimnasia, un asiento, o un coche estropeado puede convertirse en un privado. Pura aplicación de la imaginación para crear un sitio comfortable. El Zsimpla tiene también una pequeña sala de conciertos, o barras al aire libre, asi como un segundo piso de innumerables recovecos para sentarse a tomar una copa, donde el espacio se va volviendo cada vez más laberíntico y nos permite sentarnos a gusto y mostrarnos según el grado de interacción que deseemos.

2. Paradiso (Amsterdam)
Un templo para los adeptos de la música y de la fiesta. Nunca mejor dicho, la discoteca es en sí misma una antigua iglesia neorrománica reconstruida para convertirla en un espacio nocturno de primer orden. La acústica del local, como la de la mayoría de lugares de culto, es increible. Bien es cierto que Paradiso puede considerarse como una iglesia de la fiesta. Como si se tratase de un neoculto dionisiaco, cientos de holandeses se dan cita todos los fines de semana para asistir a los conciertos de alto nivel que albergan estas antiguas paredes. 
 
3. Marula (Barcelona)

Hay algo definitivamente sexual en las cortinas rojas que envuelven esta disco de funky, rithm and blues y música Afro. Es un local tan angosto y reducido que favorece el calor humano. Bajo la dictadura del Funky, los cuerpos se mueven espasmódicamente en busca del extásis sexual. Si pensáis que exagero, daros una vuelta por allí un fin de semana, ya veréis como el funky esculpe un bosque de figuras serpenteantes, miradas felinas y afiladas uñas rojas. En Barcelona hay numerosas discotecas, sitios para bailar, tomar copas y pasar un buen rato, pero en las 2.000 noches que pase en sus calles nunca encontré un lugar que provocara reacciones tan viscerales y enérgicas a la gente como las de esta pequeña discoteca del Barrio Gótico. 


 4. Raves trance en Ibiza 
Imagina que estás bailando en medio del campo ibizenco, te rodean pinos blancos, savinas y el único techo son las perfiladas constelaciones. A tú alrededor se pertrechan posters psicodélicos y gente variopinta que se mueve al  ritmo del trance. Horas después, levantas la vista y das con esto (imagen de la izquierda). Sí, es una pasada. Se trata de las maravillosas y cada vez más escasas fiestas trance en los campos de Ibiza. A veces duran días, otras apenas llegan a celebrarse. Siempre son difíciles de encontrar. Debes dar con alguien de la isla en lugares como la sala de Fiesta las Dalias ( San Juán) o la fiesta de tambores de Benirrás (San Miguel) para que te indique donde se celebrará la próxima y más importante, como llegar porque a veces el acceso es muy complicado. De todas maneras, si llegas a dar con una de estas fiestas será una experiencia innolvidable, sin duda. A veces, estas fiestas no tienen barra para tomar copas, así que mejor llevate una botellita de algo por si acaso. Y, nada a disfrutar. Dejo algunos links comprobéis. 




5. Cualquier plaza o banco

Después de muchos años de darle a la botella, en lugares casposos, en lugares medio-medio, y últimamente en lugares con "estilo" he llegado a la conclusión de que a veces lo mejor y más divertido que puedes hacer es ponerte a beber con tus amigos en una plaza concurrida de cualquier ciudad europea. Es una opción muy recomendable cuando estás acompañado, pero si estás solo no la dejes escapar tampoco. Seguro que conocerás algunos personajes (algunos algo inestables) y probablemente te soprendas teniendo conversaciones mucho más trascendentales y profundas que en cualquier Pub. Es además mucho más barato y el único riesgo de gasto posible es que te intenten endosar alguna droga. Eso ya depende de tí.



No hay comentarios:

Publicar un comentario