martes, 22 de abril de 2014

'Fundación' o el posible futuro de la humanidad

Asimov creó un marco pausible y trepidante para la evolución de la especie

Fundación – la saga del genial escritor de ciencia ficción Isaak Asimov – es una de las reflexiones más lúcidas y trabajadas sobre el futuro de la humanidad que se hayan plasmado en un libro. Asimov, bioquímico de orígen ucraniano, pero estadounidense de adopción, es quizás, más conocido por su libro Yo Robot y sus tres leyes de la robótica. No obstante, su obra más completa y la que presenta más matices es la profética y compleja saga de Fundación.

Fundación es un multidimensional y épico relato del futuro de la humanidad. Su punto de partida es el imaginario apogeo de la raza humana en un Imperio galáctico situado dentro de 30.000 años, que comprende millones de planetas habitados. La raza humana se encuentra en su punto álgido, pero un científico, Harry Sheldon, descubre que la civilización va a caer, en poco tiempo, en un abismo de barbarie. Y, lo hace mediante una ciencia que aúna las matemáticas con el estudio del comportamiento de las masas y la historia: la mítica psicohistoria – Asimov pese a ser un científico de la vieja escuela, estaba muy interesado en la historia, incluso escribió un par de libros de cáliz puramente histórico académico–. 

Para prevenir este retroceso al tiempo de las cavernas, Harry Sheldon crea una colonia de científicos en un planeta frío y hostil, a la par que deshabitado, en el extremo más solitario de la galaxia, con el supuesto fin de crear una enciclopedia galáctica que sirva para recoger todo el conocimiento de la especie ante el inminente debacle que solamente ve él. Pero, el viejo Sheldon se guarda un secreto: crea una segunda colonia o Fundación en el otro extremo de la galaxia que se dedicará, no al conocimiento de las ciencias y a la recopilación del saber humano, sino al desarrollo de las matemáticas aplicadas al comportamiento de masas – y secretamente al desarrollo de los poderes mentales – para preservar la paz en el universo.

Estos son algunos breves retazos de un cuadro complejo que se trasluce en una novela extensa, pero ágil y magnética cuyo eje central es siempre la amenaza misteriosa y desconcertante de un enemigo poderossísimo y misterioso, en un relato que se despliega hasta la última página como una de esas muñecas rusas que siempre alberga otra más pequeña en su interior.
Para crear este rico y sorprendente mundo que esboza algunas de las posibles vías de la humanidad – muchas de las cuales no hemos comentado y se quedan en el tintero- Asimov, se inspiró en la caída del Imperio romano. Los cinco tomos de la saga – Fundación, Fundación e Imperio, Segunda Fundación, Los límites de la Fundación y Fundación y Tierra- son una pasada la verdad. No te esperes unos tochos de literatura friki, sino una obra muy cabal y coherente escrita por una de las mentes más brillantes y visionarias de la literatura del siglo XX.

2 comentarios:

  1. ¡Me han entrado ganas de leer los libros de fundación!
    Buen artículo!
    Sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El artículo no está mal, pero se ha olvidado mencionar cosas muy importantes de la novelas de Fundación sobre la evolución del ser humano como el personaje del Mulo, los mutantes del planeta Solaria o la mismissima Gaia. Sin ellos, el artículo queda bastante pobre.

      Eliminar