viernes, 27 de junio de 2014

Napal, heroína y muerte en Vietnam


Una atmósfera saturada de humedada. Calor. Miedo. El ejercito del Vietcong, moviéndose ágilmente por la selva como si fueran una prolongación de la jungla. Y, por allí perdidos, cientos de soldados americanos, escuchando las puntadas electrizantes de Jimmi Hendrix en Little Wing, en sus barracones, mientras apuraban sus porros de marihuana, que habían comprado en Saigon, en las míticas tiendas Craven "A" y Park Lane, o apurando sus hipodérmicas para escapar mentalmente de esa gran masacre que fue la Guerra de Vietnam ( 1959-1975 ).

miércoles, 18 de junio de 2014

Resulta que Drácula se vino a morir al Mediterráneo


No sabe nada Drácula. Se pasa la vida pegando bocados a hermosas damiselas; tiene el secreto de la vida eterna y no anda mal de pasta a juzgar por todos los castillos que tiene. Pero, encima, como quien no quiere la cosa, se viene a morir al mediterráneo. Supongo que descansar para toda la eternidad – si es que lo hace y no está suelto liándola – en Rumania debe ser una cosa espantosa. No. El se debió negar y apostó por Nápoles, cerca del mar, un buen lugar. 



miércoles, 4 de junio de 2014

Bushnell:“Todo el ecosistema está fallando”


El director científico del Centro de Investigación Langley de la NASA advirtió este pasado jueves en una entrevista con la revista Motherboard que “todo el ecosistema está fallando”, debido a que “hay demasiada gente en el planeta”. Bushnell señaló como una de las principales causas de este colapso al “éxito que los humanos han tenido como animales” y advirtió que “con miles de millones de personas en Asia adoptando nuestro sistema de vida, vamos a necesitar tres planetas más”.

El científico estadounidense asegura que la supervivencia del ser humano está ligada a la colonización de otros planetas. “Si la NASA opta por la ‘terraformación’ de Marte, el proceso durará 120 años, y estamos hablando de un solo planeta. Al cabo de poco tiempo necesitaríamos más” dijo Bushnell. Aún así, no es totalmente pesimista sobre la viabilidad medioambiental de nuestro planeta y asegura que podríamos mantener el ecosistema si se reduce el consumo y se desarrolla la agricultura en agua salada. 

Y, es que los halófitos, por ejemplo, un tipo de plantas que crece en agua salada, podría utilizarse para crear biocombustibles a partir de formar vegetales que viven en los óceanos. Se han iniciado algunos proyectos en esa dirección en India, Pakistán, Laos o Argelia, entre otros países en vía de desarrollo. Según Bushnell, “Si se cultivan halófitos en páramos usando agua de mar, dentro de 10 o 15 años obtendríamos un combustible que costaría 50 dólares por barril. Es decir, la mitad de lo que cuesta el petróleo hoy en día. Con eso, podríamos resolver los problemas relacionados con la tierra, los alimentos, el agua, la energía y el clima.

                             Fuente: http://mparalelos.com/