jueves, 23 de octubre de 2014

Se consigue reconstruir el genoma de un hombre de hace 45.000 años (y constatan que hace relativamente poco que salimos de las cavernas)


Un equipo de científicos ha conseguido reconstruir el genoma de un hombre que vivió hace 45.000 años. Se trata de la muestra genética más antigua encontrada nunca sobre el hombre 'moderno'. El hallazgo publicado este miércoles en la revista Nature proporciona nuevas claves sobre la expansión de los hombres 'modernos' desde África a Europa y Asia. Y, arroja un dato preocupante: el ser humano actual se expandió desde África hace 50.000 años menos de lo que se pensaba — se creía que era hace 100.000 años— y que por lo tanto hace casi 'cuatro días' que nuestra especie dejó las sabanas de África para colonizar el mundo.

    Hace poco que salimos de las cavernas, ¡pero parece que ha cundido!



La muestra genética se ha obtenido a partir de un hueso que encontró un buscador de fósiles ruso, Nikolai V. Peristov, mientras navegaba a través del cuando a través del Irtysh, (un río de Siberia), en busca de fósiles de Mamut. Y, proporciona a los estudiosos una pista para entender la expansión de los humanos actuales, desde su cuna África, hasta el resto del mundo. Los investigadores creen que el propietario de este hueso y sus compadres nómadas atravesaron el estrecho hace 60.000 años y apartir de allí se fueron diseminando por Europa y Asia, siendo los ancestros de todos los que vivimos por allí y por aquí. 

 Desde África al resto del mundo, nuestros antepasados colonizaron a 'pata' todo el mundo hace escasos miles de años.

Por si fuera poco saber que hace relativamente poco salimos a 'guerrear' por el mundo, el equipo de científicos que ha llevado a cabo este descubrimiento, liderado por el eminente genetista Svante Paabo del Instituto Max Plank de evolución antropológica, ha descubierto también que compartimos un ancestro común con los neandhertales hace 600.000 años. Y, que fuimos compañeros de patio con ellos hace medio centenar de miles de años Qué maravilla, pues explica muchas cosas. Lo descubrieron gracias a este nuevo sistema que han desarrollado para generar mapas genéticos a través de los restos fósiles, un invento que puede poner sobre la mesa todas las claves de la evolución humana y sus posibles variantes en el futuro.



Reconstrucción del Neandhertal. Es perturbadoramente parecido a Charles  Bukowski.

No hay comentarios:

Publicar un comentario