viernes, 10 de abril de 2015

Guerra fría 2.0: los grandes 'glaciares' vuelven a chocar


El mundo es un lugar muy pequeño, manejado por fuerzas muy grandes. Tres de esas colosales maquinarias (la Unión Europea, Estados Unidos y Rusia) han vuelto a poner el vinilo de la guerra fría para disputarse un territorio que estaba en furtivo proceso de emancipación: Ucrania. Que dividida entre su pasado bolchevique y su afinidad europea, se debate en una guerra civil, en la que ambas superpotencias intentan influir para acercar al país eslavo a su sector.

    
El sonido del trueno ha vuelto al viejo continente. Ucrania: este de Europa, 42  millones de almas y 4.000 euros de renta anual por persona, se encuentra partida en dos mitades. Por un lado, están los partidarios de estrechar lazos con la Unión Europea y Estados Unidos (la mayoría en Kiev y en las principales ciudades). Y por el otro, están los partidarios prorusos (que dominan el este del país y tienen una amplia presencia en las zonas rurales). Ambos, mantienen un pulso desde abril del año pasado, que ya ha costado la vida de 6.000 personas, entre militares, civiles; y civiles metidos a militares.

La guerra civil que hay en el este de Ucrania, no es solo un conflicto de identidades nacionales; sino que es un combate con invitados cínicos e interesados. Vertebralmente, es otra jugada en la anquilosada partida de la guerra fría entre Occidente y Rusia. Esta vez no está en juego el control mundial (que no se desdeña), sino el control de riquísimas materias primas; de enclaves de gran importancia geoestratégica y de sus gaseoductos (por los cuales corre el gas que calienta gran parte de Europa en invierno).

El interés de Estados Unidos, Europa y Rusia en este conflicto no es altruista: Ucrania es uno de los estados más ricos en recursos minerales del mundo. Tiene los yacimientos de magnesio más grandes del planeta y es el cuarto en minas de hierro; además de albergar uno de los depósitos de de uranio más extensos del globo. Pero también, militarmente hablando, es un espacio de alto voltaje para Rusia; pues alberga la principal base soviética en el mar negro (en Sebastopol) y solía ser uno de los estados ''tapón'' que hacia de barrera rusa ante cualquier invasión que pudiese sufrir el estado soviético.
 
   Un país muy pobre, resquebrajado entre dos superpotencias : Europa y Rusia.

Destrucción mutua asegurada
La amenaza nuclear vuelve a estar presente en Europa. Rusia y Estados Unidos vuelven a enseñarse los dientes en la región. Mientras USA instala escudos antimisiles en los países centroeuropeos que rodean al corazón del antiguo imperio de los zares, el Kremlin teme que su poder se debilite cada vez más en la región y amenaza con ''apuntar sus misiles nucleares a buques militares daneses si Dinamarca se suma al sistema de defensa antimisiles de la OTAN en centroeuropa''. Unas amenazas, que reales o no, asustan a cualquiera.

El telón de fondo de esta crisis son las sanciones económicas que Estados Unidos y Europa han impuesto a Rusia por su anexión de la península de Crimea (donde estaba la principal base militar rusa en el mar negro), que junto a la bajada del precio del petróleo, sumirán al país eslavo  en fuerte una crisis económica. Esa sensación de ''debilidad'' combinada con movimientos militarmente estratégicos de Estados Unidos en la región, pueden generar una escalada del conflicto que trascienda la guerra de Ucrania.
 
El conflicto del este de Ucrania podría afectar al equilibrio de fuerzas entre Estados Unidos, Rusia y la Unión Europea, provocando un nuevo paradigma con un alto potencial destructivo. De momento, ambas potencias siguen apoyando silenciosamente una guerra que en teoría no existe (tras los acuerdos de paz de Minsk del 15 de febrero), pero que cada día se cobra nuevos muertos. Esta semana, sin ir más lejos, murieron seis milicianos prorusos y un periodista como consecuencia del impacto de un misil en el aeropuerto de Doneskt, zona de gran importancia estratégica (y en constante disputa).


Si te ha gustado, puede que también te interese:
- ¿Cómo nos venden las guerras?
-Si quieres viajar en el tiempo, vete a Kiev
-La invasión del Tíbet, una pérdida irrecuperable para el conjunto de la  humanidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario