miércoles, 30 de noviembre de 2016

Cómo los humanos conquistamos el mundo

El dominio de la Tierra por parte de los humanos es una anécdota reciente. En los últimos 200 años, hemos pasado de ser 1.000 millones de almas dispersas por el globo terráqueo a 7.000 millones de espíritus en constante solapamiento y fusión. Y eso no es nada: hace apenas 100.000 años que salimos de las sabanas de África y no tenemos más de 2 milenios en nuestro carné de raza intercontinental. El auge de la humanidad, un vídeo del American Museum of Natural History muestra ahora la asombrosa dispersión del género humano a través de las barreras del tiempo, la vida y la muerte.




Lo hace a través de un gráfico animado que muestra la aparición (y desaparición) de todas las poblaciones humanas en un recorrido a través del corazón de la historia. Las paradas, son muchos de los grandes acontecimientos de la humanidad: las guerras mundiales, la peste negra o el invento de la penicilina son algunos de los momentos cumbres. Son los puntos destacados (para bien o para mal) en la gramática de una especie que ya cuenta con cerca de 7.500.000 mil millones de habitantes. Y que para el final de este siglo, llegará a los 11 mil millones de individuos.

Un día como hoy, hace 100.000 años
Quizás fue en un día invernal, como hoy pero hace 65.000 años, que los primeros humanos (Homo Sapiens) decidieron cambiar las movidas estepas del África subsahariana por los serenos campos del sur de Europa. ¿Qué les motivaría a cruzar el mar cuándo tenían todo lo necesario en su continente? Parece que el ansia por avanzar, 'conquistar' y probar experiencias nuevas, siempre ha sido parte de nuestro carácter como especie. No sería hasta el siglo I de nuestra época en que el ser humano empezar a estabilizarse.


El mapa retrata los focos de población de toda la historia de la humanidad.
 
Paradójicamente, la estabilización de la población mundial de humanos, llegó en el año del nacimiento de Jesucristo. Para aquel entonces, éramos 1 millón de personas concentradas en el mar mediterráneo, Asia menor, el Indostán y las tierras chinas. Pero, nuestra suerte estaba a punto de cambiar: en pocos años, las tribus de nómadas de la península árabica, se sedentarizan y crean un nexo fuertemente poblado en oriente y occidente. El mundo se estrecha y las grandes civilizaciones se tocan los pies.
 
El gran salto hacia adelante
Parafraseando las políticas de Mao Tse Tung, el gran desarrollo de la población humana llegó tan sólo hace 200 años. ¿Por qué? Los desarrollos tecnológicos y la consecuente mejora en los suministros durante la era revolución industrial cambió el curso de la historia. Nos guste o no, somos creadores (pero también hijos) de la tecnología. Fue gracias a su poder para hacer masivamente la vida más sencilla que hemos pasado de mil millones de personas a 7.000 en apenas dos siglos. El cambio es tan increíble que sólo se puede comparar con lo que queda por venir: 11 mil millones de personas para 2100.
 
Una ilustración de Chakazul, basada en la síntesis de numerosos trabajos académicos.

Vamos a ser un montón de personas. Y vamos a consumir un montón de recursos. Sobre todo, en los países vanguardistas, donde a estas alturas cada persona a consumido de media 1.2 billones de litros de agua. ¿Menuda locura, no? Solo son comparables con los 4.4 millones de toneladas de dióxido de carbono que cada uno de nosotros, de media, expulsará a las atmósfera. Sólo este año, la población del mundo aumentará 72.6 millones de personas (aproximadamente la población de Tailandia). Tendremos que planteárnoslo seriamente: ¿Cómo abasteceremos a tamaña cantidad de gente sin acabar con los recursos del planeta?

¡Recuerda que puedes seguir nuestras crónicas interplanetarias vía Facebook o Twitter!
 
Otras noticias que también te pueden resultar interesantes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario